Empecé el turno nocturno en una estación de trenes. Encontré un manual con reglas extrañas…

Trabajo en una estación de tren

Esta es una traducción original de la historia de terror «I’m a night guard at a local subway station. I found a second user manual outlining some disturbing rules» publicada en el subforo de Reddit r/nosleep por el usuario llamado «not_neccesarily».

Estaba desesperado por un trabajo. Estaba en mis últimos años de universidad y tenía muchas deudas pendientes. Tan pronto como vi el anuncio de trabajo de guardia nocturno en las redes supe que era el trabajo para mí.

Por lo general me quedaba despierto hasta tarde en las noches para que no se volviera loco mi horario de sueño. Me di cuenta de que también podría pasar la noche con mi teléfono mientras trabajaba y que además me iban a pagar por ello.

En mi ciudad había una pequeña estación de metro. Solamente tenía una plataforma y pocos trenes iban allí. La estación de metro en sí era demasiado vieja y solo la usaban los habitantes de la ciudad.

Recientemente el antiguo guardia nocturno de la estación de metro se había «retirado» y necesitaban a alguien para ocupar el puesto. Así que tan pronto como llamé me aceptaron de inmediato.

Parece que este no era un trabajo muy demandado. Déjame darte una pequeña descripción de la estación de metro. Solo he estado en ella unas pocas veces. Así que básicamente llegas a él, y bajas las escaleras para llegar al metro. Sí, es un metro subterraneo.

Luego verás largas vías que se extienden a los lados y verás una plataforma corta para abordar el tren. En la plataforma de la derecha había un torniquete y un puesto de guardia de seguridad.

Como era una estación muy vieja, la iluminación no era la mejor. Estaba muy mal iluminada y tenía un ambiente muy espeluznante.

Había sombras por todas partes y la luz era tan tenue que te tomaba un tiempo adaptarte a la poca luz que había para poder visualizar lo que había.

De cualquier forma, aquí estaba caminando hacia mi pequeña cabina de seguridad. Fue ahí cuando el guardia del turno diurno me dio la mano y me deseó buena suerte. ¿Quién carajos te desea buena suerte cuando empiezas un trabajo nuevo? Ahora no lo sabía, pero luego me di cuenta del por qué….

Lo ignoré y me instalé en el lugar. Leí el aburrido manual de instrucción que describía qué debía hacer en caso de emergencias. Ya sabes, lo típico: Terremotos, terroristas, tiroteos, robos, apagones, etc.

Mi horario empezaba desde las 10:00PM hasta las 5:00AM. Estaba a punto de ir a mi teléfono y desplazarme por TikTok hasta que mi ojo se fijó en un pedazo de papel.

Este decía: “Debes leer estas reglas importantes.”

El título era abrumador y estaba escrito en letras rojas y grandes.

Tomé la hoja y empecé a leer. Esto es lo que decía:

  1. Si ves a un hombre con un Smoking negro y una bolsa de cuero rojo brillante entrando a la estación y te pide un boleto dile que no trabajas aquí e inmediatamente date la vuelta. Él no estará allí cuando te vuelvas a voltear.
  2. Si ves una figura negra en la cámara 4 mira inmediatamente hacia otro lado y nunca vuelvas a mirar la cámara. Si comienzas a escuchar silbidos sal inmediatamente.
  3. Alrededor de las 12:00AM notarás la presencia de una mujer con un paraguas que entra a la estación. Bajo ninguna circunstancia trates de mirar la cara de la mujer.
  4. Si ves tu reflejo viéndote desde cualquier cámara inmediatamente cubre esa cámara con un paño. Es posible que te escuches a ti mismo diciéndote que salgas. Pese a todo lo que escuches nunca salgas de tu cabina.
  5. Si la puerta de tu cabina comienza a temblar y a abrirse, empuja la puerta tan fuerte como puedas. No dejes de hacer fuerza, sino él va a entrar.
  6. Una extensión a la regla número 4. Si te ves mirándote desde la ventana de la cabina inmediatamente mira hacia otro lado y mantén la puerta cerrada tan fuerte como puedas.
  7. Si notas que el reloj de la pared dejó de funcionar escóndete inmediatamente debajo del escritorio y no salgas hasta que vuelvas a escuchar el tick tack del reloj.
  8. A las 3:03AM vendrá un tren con aspecto extraño. Sabrás que no pertenece aquí porque su bocina será distinta. Mira con cuidado y ve si alguien sale del tren. Si ves que incluso una sola persona sale toma inmediatamente la pistola que tiene y apúntale. No importa quién sea. Si el tren parte y aún no has asesinado a la persona, será demasiado tarde.
  9. Tu reloj, teléfono, laptop o cualquier dispositivo electrónico que tengas querrá engañarte con la hora para hacerte salir de la cabina de seguridad. Estos mostrarán la hora de forma incorrecta y en su lugar te mostrarán la hora de finalización de tu turno. ELLOS INTENTARÁN QUE SALGAS. Si sientes que no es el momento adecuado quédate en la cabina hasta que en la estación empiece a haber gente.
  10. Además del extraño tren que vendrá, tendrás que notar la presencia de otro tren que llegará exactamente a las 11:00PM. Pues, ese es el último tren “Normal” hasta las 5:00AM que llegará el primero del día. Si ves que otro tren aparte de los mencionados llega a la estación ESCÓNDETE BAJO EL ESCRITORIO Y ESPERA HASTA QUE SALGA EL SOL.

Lea atentamente y con atención todas y cada una de las reglas. No nos hacemos responsable si usted llega a infringir alguna de ellas o si sufre daños que pongan en riesgo su integridad. Solo tú eres responsable de tu seguridad. El lugar más seguro de la estación si infringe las reglas son las vías.

En caso de romper las normas. Iremos a buscar su cuerpo, o lo que quede de él en la mañana.

Atentamente: El equipo de gestión del metro.

¡Ja! Las reglas sonaban como a una broma que le harían al nuevo.

Tomé mi teléfono para distraerme un momento y fue cuando un hombre con un smoking negro entró en la estación. Él dio varios golpes a la cabina de seguridad con sus manos pálidas y huesudas.

Mi corazón latió rápidamente en mi pecho cuando vi al hombre del smoking negro pedirme un boleto.

Mi cuerpo de repente se congeló en el acto. No pude hablar. Mi voz se quedó atrapada en mi garganta. Apenas logré decir asustado: “Disculpe señor, pero yo no trabajo aquí”.

El hombre, parecía enojado y confundido. Fue cuando su rostro empezó a cambiar y se deformó de maneras muy grotescas.

Su ojo izquierdo se hacía cada vez más y más grande. Sus dientes parecían colmillos y su boca chorreaba sangre por montones.

Hice una mueca al verlo y casi vomito. El hombre se dio la vuelta y literalmente salió de la estación arrastrándose como una serpiente.

Estaba muy asustado después de ver a un hombre convertirse en una serpiente justo en frente de mis ojos.

Simplemente me senté en la cabina y leí las reglas una y otra y otra y otra vez.

El lugar estaba tan oscuro que tuve que utilizar la pequeña lámpara de la mesa de al lado. Pensé que realmente necesitaban arreglar las luces de la estación.

Con suerte, aparte de asustarme, no pasaría nada más. Lo primero que intenté fue salir, pero pude ver movimientos en mi visión periférica. Las sombras se movían por toda la estación y pude ver como Ellos estaban esperando que saliera de mi cabina para atraparme.

Ahí fue cuando tuve un enorme presentimiento y decidí quedarme en la cabina. Se sentía como si las sombras mismas me estuvieran mirando. De repente vi un movimiento en una de las cámaras.

Ahí afuera había una figura oscura. No. No era una figura. Era un monstruo literalmente. Era una pesadilla. Esta cosa tenía 4 brazos o más bien eran tentáculos. Cada uno tenía una garra afilada al final.

Y además, tenía ojos por todo su cuerpo. Tenía puntos rojos sobre todo su cuerpo. Parecía una tela negra rodeada de joyas rojas.

Tenía patas como las aletas de un pez. Era delgado y flexible. Cómo era incluso que podía pararse derecho. Toda la imagen de la criatura se había grabado en mi cerebro y no podía dejar de temblar.

Un esclofrío recorrió mi columna cuando escuché un silbido agudo. Más silbidos resonaron por la oscura estación del metro. Mi cuerpo temblaba del escalofrío y fue cuando la criatura escuchó mis latidos de pánico.

Los silbidos se hacían cada vez más fuertes. Como si se acercaran a mí. Debajo de la puerta de la cabina pude ver cómo un líquido negro y viscoso entraba.

Por segunda vez en la misma noche casi vomito lo que cené en el suelo. El líquido burbujeó y se filtró lentamente. Estaba fascinado por el color. Era el color que ves en los sueños por las noches. Casi como el color que vería un ciego.

De repente vi la criatura que estaba en la cámara. Pero, esta vez estaba tocando el cristal de la cabina.

Solté un grito de terror cuando la criatura se movió hacia la puerta y esta intentó abrirla.

Entonces, fue ahí cuando escuché un sonido. Un sonido que hizo que se me pusieran los pelos de punta. Justo cuando pensé que no podía experimentar más miedo del que sentía, todo empeoró.

Todos mis músculos estaban bloqueados. Estaba literalmente congelado por el miedo. Era una mezcla de gritos y risas. Fue un sonido que no pude imaginar. El sonido se asimilaba a una bocina y mi cerebro procesó lo que estaba pasando; se acercaba el tren fantasma.

La criatura que estaba en la puerta también parecía asustada. Él se esparció como un pez fuera del agua. Fue cuando desapareció deslizándose. Me di cuenta que al parecer sobreviví rompiendo otra regla ya que pude observar completamente a la criatura.

Llegó el tren fantasma.

¿Han visto a Thomas el tren animado? Sí. Así era este tren. Tenía un rostro humano incrustado en su frente, pero era horrible. Aparte de eso, el tren era bastante normal, pero se detuvo en la plataforma. No pude borrar la cara del tren de mi mente mientras este se detenía.

Tenía una sola expresión. Una sonrisa antinatural en el mismo. Casi como un burdo intento de un guasón. Con sus ojos grandes y caricaturescos.

Me costó mucho moverme y sacar la pistola debajo de mi escritorio. Esta ya estaba cargada. Yo no quería romper esta regla. Incluso la criatura que vino por mi tenía miedo de este tren.

Te aseguro que no quería enfrentar a lo que sea que saliera de ese tren. Algo dentro de mí me decía que si estaba vez no cumplía con la regla, no saldría de este metro vivo. ¿Y adivina quién salió de esas puertas? Sí…. Era mi hermanita. Recientemente había cumplido XV.

Salió aturdida del tren como si acabara de despertarse. Miró hacia todos los lados y vio la estación del tren. Sus ojos se iluminaron tan pronto como me vio y fue cuando le apunté a la cabeza.

Su rostro reflejó miedo y preocupación. Ella me dijo que bajara el arma. Ella me preguntó por qué estaba haciendo todo eso. De repente el tren empezó a sonar su horrible bocina y estaba cerrando sus puertas. Estaba a punto de irse.

Mi hermana miró hacia atrás igualmente asustada por el sonido de la bocina y disparé. Todo sucedió en menos de un segundo. En cámara lenta. El disparo emitió un fuerte sonido que resonó por toda la estación.

La bala atravesó su cabeza e hizo que la sangre salpicara por todas partes. Mi hermana cayó como una piedra y la sangre brotó de su herida como una cascada.

El tren se fue y yo estaba en shock. Aun así, rápidamente volví a la cabina de seguridad y lloré por horas, frustrado con la estación del tren.

Ella parecía tan real…. ¿Era realmente su cuerpo? ¿De verdad la maté? No… Eso no era posible.

Estoy tratando de calmarme escribiendo esto.

Apenas son las 3:00AM y me quedan cerca de 2 horas para que termine mi horario.

No creo que lo logre. Esta estación no es normal. Esta es la mismísima entrada al infierno.

Tan pronto como terminé de escribir mi publicación me di cuenta que el reloj se había parado. Me acerqué al escritorio y me metí debajo. Justo cuando deslizaba mi cabeza debajo del escritorio pude ver la plataforma.

El cuerpo de mi hermana se levantó como si nada hubiera pasado, y miró fijamente al frente. Las sombras de la estación se movieron y se curvaron de distintas maneras y siluetas.

No iba a romper otra regla así que aparté la vista y me escondí debajo de mi escritorio.

Revisé la hora de mi reloj… 4:30AM. Solo me quedaban 30 minutos antes de que pudiera salir de este infierno.

Casi salto de emoción al ver la hora. Finalmente esta pesadilla habría terminado. Finalmente podría ir a casa y ver a mi hermanita.

El tick tack rítmico del reloj sonó de nuevo y salí debajo de mi escritorio. Revisé mi reloj otra vez… 5:00AM. Espera, espera, espera…. ¿Cómo pasaron 30 minutos tan rápido?

Fue ahí cuando recordé las reglas. Todos mis dispositivos podrían mostrar una hora diferente para engañarme.

Eso significaba que tenía que esperar en mi cabina y no salir hasta que amaneciera y ver gente entrando a la estación.

Escaneé todas las cámaras asegurándome de encontrar algo nuevo pero, sin mirar a la cámara número 4.

Entonces, sucedió lo peor posible. Me vi mirándome desde la cámara número 2. Tenía una sonrisa espeluznante y mis ojos estaban tan abiertos que creí que se me iban a salir.

Antes de romper otra regla, rápidamente aparté mis ojos de mi yo mismo y me encontré cara a cara con mi gemelo mirándome desde fuera de la cabina. Fue cuando entré en pánico y corrí rápidamente a trancar la puerta de la cabina.

Esta se abrió hacia dentro, pero pude hacer fuerza para empujarla. Solo tenía que empujar y aguantar. Mi gemelo golpeó varias veces. Grandes golpes fuertes me sacudían.

Los hombros de mi gemelo empezaron a ensangrentarse y a dislocarse, pero él continuaba.

Podía sentir cada vez menos fuerzas, y yo me movía más y más atrás cada vez que él empujaba la puerta.

No iba a poder sostener la puerta por más tiempo… Rápidamente tomé mi arma.

Tan pronto como mi gemelo retrocedió y se preparó para arremeter contra la puerta, me preparé y apunté hacia él.

Mi mente trabajó por sí sola en ese momento. La adrenalina me atravesó el cuerpo y mi corazón casi se me sale del pecho.

Mi gemelo demente empujó la puerta y cayó el suelo. Le di 3 veces en la cabeza y 1 vez en el cuello.

Salté más allá de su cuerpo y corrí a la plataforma. Lamentablemente resbalé por la sangre de mi hermana y caí a las vías golpeándome la cabeza.

Lo último que recuerdo antes de caer inconsciente fue la respiración de mi gemelo malvado detrás de mí.

Desperté con un dolor horrible que punzaba mi frente. Intenté levantarme y sentía MUCHO dolor en las rodillas y la muñeca izquierda.

¿Cuánto tiempo me he desmayado? Había perdido toda noción del tiempo, y me di cuenta de lo mal que estaba. Tenía ambas rodillas y la muñeca rotas.

Me arrastré a través de las vías hasta la pared más alejada para apoyarme en ella.

Mi mente nublada se aclaró y todos los recuerdos volvieron. Miré alrededor de la oscuridad como siempre en busca de más amenazas. Mi malvado gemelo había desaparecido afortunadamente.

Tenía la estación de metro para mí solo otra vez. Estaba magullado por todos partes y mi frente goteaba. Tenía las rodillas rotas, y mi muñeca estaba hinchada. No podía moverme sin sentir un dolor intenso.

La adrenalina había desaparecido hace tiempo atrás, y fue cuando me sentí adolorido, derrotado y cansado.

Si iba a fallecer aquí, quería hacerlo al menos en paz. Saqué mi teléfono. La pantalla estaba rota y no servía. Mi reloj todavía funcionaba sorprendentemente, aunque su pantalla también estaba rota.

4:05AM. No sabía si esa era la verdadera hora. De cualquier manera. No pude volver a subir la plataforma y salir de la estación. Tampoco pude pedir ayudar. ¿Por qué demonios no llamé a la policía tan pronto rompí la primera regla para que me ayudaran?

Tomé muchas malas decisiones en el camino y ahí estaba… Apunto de morir. Listo para morir, fue cuando una mujer con un paraguas negro entró a la estación.

Estaba de espaldas a mí y parecía confundida.

“Oye aquí. ¿Puedes llamar a más personas? Estoy atrapado en las vías del tren y necesito ayuda por favor.” Dije desesperadamente.

¡Mierda! Me di cuenta demasiado tarde de lo que estaba pasando. Fue ahí cuando la mujer se dio la vuelta, y había roto otra regla. Se dio la vuelta, y jadeó cuando me vio.

Se acercó lentamente. Supongo que esta era la última regla que rompería. Pensé en dejar que ella hiciera lo que quisiera conmigo. Sorprendentemente, la mujer me preguntó si estaba bien y me dijo que esperara a que llegara la ambulancia.

Luego tomó su teléfono y comenzó a llamar. Solo pude susurrar un agradecimiento antes de desmayarme.

Supongo que tuve mucha suerte ese día. Rompí casi todas las reglas de esa lista y aún así sobreviví.

Regresé a casa y afortunadamente mi hermana todavía estaba viva. Le dije a mi familia que me caí por la escalera de la estación de metro para explicar mis heridas. Aunque, no me creyeron…

Pero, no quería contarles sobre las reglas o creerían que me había vuelto loco.

Fue cuando estaba recuperándome que recibí un mensaje: Felicitaciones. La compañía te ha otorgado el puesto de guardia nocturno permanente en la estación del tren. También hemos enviado una suma de 5.000$ a su cuenta bancaria como pago por su primer día de trabajo. Esperamos verle de nuevo para su próximo turno dentro de 2 días.

He decidido trabajar en la estación de tren nocturna a pesar de todo. Publicaré mis experiencias como si fuera un tipo de diario por este medio.

Así que por favor. Sigan al tanto de todas las historias que subiré, y sobre las nuevas personas que subirán al tren.

Ya me aprendí las reglas, pero aún así, deseenme suerte.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad