íncubos y súcubos ¿Que son? ¿Demonios Sexuales?

37
íncubos y súcubos

Seguramente has escuchado hablar de los íncubos y súcubos, entidades demoníacas que se encuentras conectadas con los placeres sexuales. La presencia de estos seres se ha encontrado en todo el mundo y siempre tienen los mismos propósitos.

Los íncubos son demonios masculinos y la etimología de su nombre se encuentra en el latín “incubare”, que significa “encima” o “estar encima”. Esto se debe a que estos seres disfrutan al poseer a las mujeres fértiles durante su sueño para fecundarlas y dejar descendencia.

Los súcubos son demonios femeninos y su nombre proviene de la palabra “succubus”, que es un sinónimo de prostituta y significa “estar abajo” o “yacer debajo”. Las súcubos seducen a los hombres para acostarse con ellos. Suelen adoptar la forma de una mujer que llame la atención de cada hombre para que confíen en ella y así cumplir su objetivo sin problemas.

Posiblemente el súcubo más conocido es Lilith, a la que se le considera la reina de todos los demonios. Ella es considerada como la primera mujer de Adán, la cual rechazó la vida en el paraíso y se convirtió en un demonio, engendrando a muchos otros demonios.

Incubos y sucubos

Tanto los íncubos como los súcubos pueden llegar a tener apariencias diferentes en distintas partes del mundo, ya que depende mucho de la cultura que las represente. Mientras que en algunas culturas son representados como demonios o seres de gran belleza y con atributos sexuales muy llamativos, en otras culturas son representados como demonios horribles con colas, cuernos, colmillos y el típico cuerpo de demonio con el que todos estamos familiarizados.

Los historiadores han revelado que la creencia en la existencia de estos seres es sumamente antigua, yendo más atrás de los primeros registros históricos, aunque fue durante la Edad Media que se volvieron más relevantes debido a que muchas mujeres afirmaban que habían perdido su virginidad ante ataques de íncubos.

Creencias y teorías sobre los íncubos y súcubos

En algunos lugares del mundo se cree que los íncubos y súcubos son una misma entidad que pueda adquirir el género dependiendo de los gustos de su víctima. Es decir, puede transformarse libremente en un hombre o en una mujer dependiendo de la víctima.

Otras teorías señalan que estos demonios también roban el material genético de sus víctimas mientras aspira su energía en cada cópula, lo que puede llegar a causar la muerte de la víctima.

¿Qué pasa con los hijos que tienen las víctimas? Cuando un humano y un demonio llegan a tener un hijo suelen ser deformas y retrasados mentales, teniendo altas probabilidades de caer en pensamientos malignos y dejarse manejar por el mal como títeres. También hay teorías que indican que pueden ser hombres con poderes mágicos, como sería el caso del conocido mago Merlín, que se cree que fue procreado entre un íncubo y una neófita. En realidad, hay una gran cantidad de teorías al respecto.

Los científicos creen que la existencia de estos demonios se debe a las poluciones nocturnas que tienen los hombres y a los sueños en los que la persona cree que está despierta y que alguien la sostiene, estado conocido como parálisis de sueño.

Síguenos en nuestro canal en Youtube solo dale clic aqui, esperamos que nuestro contenido sea de tu agrado, como ya lo sabes aquí encontraras suficientes historias de terror, leyendas de terror, misterios y mucho mas.

Dejar respuesta

Por favor deja tu comentario
Ingresa tu nombre aqui

dieciocho − cuatro =